« La asamblea legislativa de Florida está considerando obligar a las empresas a aceptar que sus empleados lleven armas de fuego | Inicio | Reino Unido lanzará una amnistía y exhorta a la entrega de navajas »

La Alianza de Civilizaciones llega a su baño

El único límite a la libertad expresión es el uso legítimo de recursos (imprenta, voz, radio, gestos corporales, televisión, teléfono), es decir que sean propios o accesibles por contrato. De ser así, entramos en el plano de lo política y jurídicamente legítimo. La censura sólo existe en donde interviene el Estado. El resto son simplemente el derecho de asociación y disociación con gente cuyas ideas, modales y formas de comunicar compartamos o no como propietarios y usuarios de dichas formas de comunicarnos. El papel higiénico con el rostro de Saddam Hussein fue un éxito de ventas en EE.UU., pero el emprendedor alemán que decidió hacer algo similar con un libro, está siendo perseguido por utilizar su dinero, su papel, su tinta y hacer tratos libres con potenciales clientes. (Nos recuerda el caso de Salman Rushdie, desde luego). Que sea o no de buen gusto o constructivo hacerlo, que tenga consecuencias de X o Y tipo, no debe ser asunto de funcionarios y la fuerza pública, bajo ningún concepto. Lo que le convierte en parte de la genial idea llamada "Alianza de Civilizaciones" es que se trata ni más ni menos que de integración forzosa. Como dijo Ayn Rand: "La libertad de expresión implica también el derecho de no financiar a los propios adversarios". Con tantos chistes que en países católicos hacemos sobre temas tabú propios, que el Estado nos persiga por hacer lo mismo con la panza del Buddha o las barbas de Mahoma, da mucho para pensar. La Political Correctness implica que uno debe burlarse sólo de lo Occidental, exitoso, capitalista, etc. y lo propio, jamás de ideas, políticas o filosofías que uno claramente considera dignas de burla per se.

El hombre de negocios llamado Manfred Van H. será juzgado el 23 de febrero por la corte de Luedinghausen en Alemania occidental dijo un vocero de las autoridades judiciales alemanas.

El hombre de negocios imprimió papel higienico con la frase ´Coran, el Santo Koran´ y lo envió a 15 mezquitas, estaciones de televisión y revistas.

Más información aquí.