« Fiscal de Ontario: "Nadie necesita una pistola en su hogar..." | Inicio | 140 personas se querellan contra el diario Avui por insultar a las madres de los militares »

El Gobierno propone un nuevo permiso de paternidad

La limitación de la jornada laboral, los descansos semanales, las vacaciones pagadas, la prohibición del despido libre, los permisos de maternidad... son costes que el empresario carga a los trabajadores minorando sus salarios. Las vacaciones pagadas, por ejemplo, las pagan igualmente los empleados en forma de menores remuneraciones, por lo que la elección real de éstos no es entre un sueldo de 100 y un sueldo de 100 más unas vacaciones de 20, sino entre un sueldo de 100 y un sueldo de 80 más unas vacaciones de 20. La retórica subyacente tras las regulaciones laborales es que estas medidas benefician a los trabajadores cuando lo único que consiguen es recortar su libertad de elección y reprimir la iniciativa empresarial y la creación de empleo.

Los empresarios compiten entre sí para captar trabajadores, y pujan por ellos en tanto su contribución productiva exceda lo que reciben a cambio. El límite es, por tanto, la productividad marginal del trabajador: ningún empresario estará dispuesto a pagar a los empleados más de lo que a su entender aportan con su trabajo. Las regulaciones laborales como el permiso de paternidad son, o bien innecesarias o bien perjudiciales. Innecesarias porque en la medida en que los trabajadores prefieran una jornada laboral más corta, un horario más flexible o una baja por paternidad en lugar de una remuneración más alta los empresarios tenderán a ofrecerlo para atraerlos. En Estado Unidos la mayoría de empresas proporcionan seguros médicos privados a sus empleados sin necesidad de que el gobierno les compela. Y perjudiciales porque recorta la libertad de elección de los trabajadores (el Estado decide en qué forma debe percibir parte de su retribución) y encarece la contratación con los efectos que eso tiene sobre la creación de empleo y la producción: se contrata menos y se produce menos.

El Gobierno ha planteado a los agentes sociales un nuevo permiso de paternidad que podría ser de diez días completos de descanso, ocho más los dos actuales que prevé la ley, o bien de dieciocho, de los que dos serían de libranza y en el resto de media jornada. El responsable de Empleo, Valeriano Gómez, ha explicado que para que el permiso de paternidad se extienda a esos dieciocho días deberá pactarse entre el empresario y el empleado.

Más información aquí.